AZUL13

P Á G I N A 1 2 Síguenos www.asepeyo.es Protector solar, ¡siempre! No solo en la piscina o la playa, sino siempre que vayamos a estar expuestos al sol. También en días nublados. Es recomendable utilizar a diario protección solar en todas las áreas expuestas al sol; aplicar el producto 30 minutos antes de la exposición y repetir: mejor no estar 2 horas (a no ser que sea antes de las 10h y después de las 16h); y después de baños prolongados. Agua, la solución perfecta No basta con hidratar la piel por fuera. Hay que aportar agua desde dentro. Tomar agua permite mantener la hidratación que la piel necesita para verse tersa y evita la deshidratación en verano. Bebe agua mientras tomas el sol, aunque no tengas sed y date baños de mar frecuentes para bajar la temperatura corporal. Limpiar, exfoliar, hidratar El verano exige limpiar nuestra piel al menos dos veces al día, pues sudamos más y los poros se pueden tapar; exfoliar, para eliminar las células muertas y permitir su regeneración,e hidratar después. Es importante utilizar cremas hidra- tantes, a base de agua, en rostro y cuerpo, para evitar que el calor genere una película grasa en la superficie. Tres pasos imprescindibles para mantener un bronceado equilibrado y bonito. Reloj solar en marcha constante Esmuy importante evitar la luz solar entre las 10 de VERANO V I D A S A N A Salud a flor de piel la mañana y las 4 de la tarde, pues la incidencia de los rayos es más fuerte. Protégete adecuadamente Usa ropa ligera, de color claro y holgada. Utiliza gafas de sol, sombreros o gorras con ala y ca- miseta anti uv, es la mejor manera de evitar la acción directa del sol. Y, si planeas un día de playa, no te olvides de la sombrilla, especialmente si vas con niños. Adiós a las bebidas gaseosas Aunque el calor se lo pida al cuerpo, evitar el con- sumo de bebidas gaseosas. Son aliadas perfectas de la aparición de celulitis y la deshidratación de la piel. Evita las comidas calientes y pesadas, las bebidas alcohólicas y no abuses de bebidas azucaradas o con cafeína. Vigilancia a flor de piel Durante todo el año, pero especialmente vera- no, es importante vigilar los cambios de color o textura de la piel y los lunares. Si estás tomando medicación, consulta con tu médico antes de exponerte al sol, ya que algunos fármacos son fotosensibilizantes y pueden incrementar la sensi- bilidad al sol. Debes revisar tu piel periódicamente para detectar modificaciones en la forma, color y tamaño de manchas, verrugas, lunares y de- tectar la aparición de nuevas lesiones. Consulta a tu médico si observas nuevas lesiones en la piel como: manchas, costra, nódulos, úlceras o heridas que no curan. La acción del sol tiene un efecto positivo en nuestro organismo. Nos llena de energía y buen humor, mejora la apariencia de la piel en enfermedades como la psoriasis y el acné y es la principal fuente de vitamina D, fundamental para la salud de nuestros huesos. “El sol da vida, con medida” es nuestro lema de cabecera. Si nos exponemos al sol sin protección, sus consecuencias en la piel, a largo plazo, son más que conocidas: quemaduras solares, envejecimiento prematuro o, en los casos más críticos, el desarrollo de un cáncer de piel. Para disfrutar de los beneficios del sol, es necesario seguir las siguientes recomendaciones durante la temporada estival y evitar más de un susto.

RkJQdWJsaXNoZXIy NTEwODM=